Correfoc, els Demoni de Valencia


Podría contar de como escuché el ruido de los fuegos artificiales, como truenos anunciando el comienzo de las fallas. Y de como luego vi la procesión de la anti-falla de los anarquistas del centro social Huerta, con los demonios lanzando fuego a su cabeza.

O quizás debería empezar contando como esta tradición es una de las cosas que me gustan de mi ciudad, Valencia. De como esta puesta en escena recuerda antiguos y atávicos instintos del ser humano en su fase más medieval y alquímica.

Podría incluso contar de como salí corriendo, sin pensarlo. Agarrando la cámara que tenía preparada y lanzándome al descubrimiento de un evento fuera de lo imaginable. Una zona temporáneamente autónoma. TAZ

Durante unos largos quince minutos fue siguiendo la procesión, tratando de acercarme a los demonios que andaban fuego por todos lados. Los Correfoocs, hombres disfrazados de diablos que animan los niños a pasar debajo de sus cascadas de fuego.

Corren rápido para evitar que la gente se ponga alrededor de ellos. Para minimizar el riesgo y crear esta sensación de chispa, relámpago. Sus disfraces completan la sugestión. Evocando un pasado de brujerías y mundos mágicos.

Pero quizás todo esto no sirva, quizás sea mejor que deje hablar las imágenes.

 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *